Y tú, ¿de quién eres? Eléctrico, híbrido e híbrido enchufable

24 septiembre 2021

La conducción eficiente ha traído consigo nuevas formas de entender los vehículos y se han hecho muy comunes términos como híbrido, híbrido enchufable o eléctrico.

Híbrido e híbrido enchufable
Aunque comparten términos y características, como las bajas emisiones directas, que puedan recargarse y que cuentan con motorización eléctrica, son dos versiones muy distintas en cuanto a funcionamiento.

Por definición, el híbrido trabaja, sobre todo, con el motor de combustión interna y se apoya en cuanto a potencia en el motor eléctrico. Por su parte, el híbrido enchufable combina los dos motores. Además, las baterías de estos últimos son más grandes que las de los híbridos convencionales, lo que les permite tener una mayor autonomía.

Es por todo ello por lo que los híbridos convencionales no pueden recorrer tantos kilómetros en modo completamente eléctrico como los híbridos enchufables.

Respecto a la forma de recarga, los híbridos enchufables permiten hacerla en estaciones de carga, con enchufe doméstico o mediante la autorecarga durante las frenadas o reducciones. En cambio, en el caso de los híbridos convencionales, únicamente puede hacerse mediante la deceleración o las frenadas del vehículo.

Vehículo eléctrico
La gran diferencia entre los anteriores y un vehículo eléctrico es que este último funciona exclusivamente con energía eléctrica almacenada en una batería, mientras que el híbrido funciona con una combinación de electricidad y combustible convencional.

volver
síguenos